La Tetera IMPRO! es una compañía de teatro de improvisación fundada en 2008 en Granada que actualmente es compañía residente en espacios escénicos de Málaga y Granada.

Hemos participado en los eventos de impro mas importantes a nivel nacional, como el Encuentro Nacional de Impro de Zaragoza (ZaragozaImprovisa) o el Festival Internacional de Impro de Baleares (FIIB), además de organizar el Festival de Improvisación de Granada desde 2014 (FESTIG)

Hacer impro es lanzarse al vacío de no saber lo que vas a interpretar, si el Teatro es presente, el Teatro de improvisación es presente perfecto.

#SoloValientes

Llevamos años investigando sobre la creación instantánea a través de un trabajo colectivo de los componentes de la compañía tanto artística como técnicamente. Creemos en el lenguaje físico y gestual como motor de la improvisación teatral.

Nuestra filosofía de trabajo es la creación de espectáculos de comedia improvisada cuidando al detalle tanto la estética como las técnicas de improvisación, juegos, estilos y dinámicas implementadas en el show.

La Tetera IMPRO!
en los medios

IDEAL
CanalSurRadio

Conócenos

Somos actores y cómicos llegados desde diferentes áreas de las artes escénicas y llevamos años trabajando juntos, creando nuestro propio estilo de improvisación teatral.

Desde 2009 he sido unicornio, pirata, superhéroe, agente secreto, chicle de menta, escudero y rey. La improvisación es mi día a día. ¿Qué seré mañana?

Hace más de 20 años me subí por primera vez a un escenario y descubrí mi auténtica vocación. Ahora soy adicto a la adrenalina de crear historias mientras son representadas.

Llevo en el mundo de la improvisación desde que empecé a hacer improvisación a los 18. No lo he dejado, salvo cuando lo dejé. Estoy de recaída, no hay escapatoria.

Hola, soy improvisador desde 2007, me recordaréis de impros como «El Machupi-chu está perdido» o «El baile de la oscuridad», aunque la mejor está todavía por llegar.

Desde el año 2004 vengo lanzándome al abismo de no tener ni idea de lo que voy a interpretar. Ese vacío me mantiene con los cinco sentidos alerta y me hace sentir vivo.